ACTIVIDAD DE METABODY EN MEDIALAB CANCELADA POR FALTA DE CONDICIONES DE SEGURIDAD Y OTRAS CUESTIONES

Jaime del Val, Reverso y Metabody colaboran con Medialab desde 2004, donde han organizado más de una docena de actividades.

En los últimos años sin embargo se ha ido acumulando una situación de tensión y precariedad: por un lado de drástica falta de presupuesto (en 2004 y 2005 Medialab pagaba honorarios adecuados de aprox. 3.000 por un taller, y entre 2008 y 2011 siguió pagando, si bien reduciéndose siempre el presupuesto, pero desde 2013 este se redujo a cero, coincidiendo con el inicio del uso de la Serreria y con el inicio del proyecto Metabody), y poniéndose de manifiesto que el ayuntamiento sigue una política cultural neoliberal, de alquiler o cesión de espacios y precarización/explotación de artistas que dotan de contenido al centro sin cobrar honorarios.

A su vez el auditorio de la Serreria tiene precarias condiciones técnicas, al no poder lograrse oscuridad, tiene escasos equipos técnicos y personal, y en los últimos tiempos esto se ha reducido a la inexistencia. Por otro lado el punto fuerte de Medialab, la redes y la difusión también ha disminuido claramente con el tiempo.

Se trata a todos los efectos de un proceso de neoliberalización y precarización de la política del ayuntamiento, que sin embargo usa Medialab como lavado de cara al presentarlo como espacio abierto y asociado a una cultura de los comunes, pero realmente se acerca más a un espacio empresarial de coworking.

Hemos tenido a su vez importantes fricciones con Medialab por los contenidos, hasta el punto de que en 2015 se nos pidió que no hiciéramos allí la conferencia Hacking Big Data Brother, pues no eran bienvenidos discursos críticos contra el Big Data, por lo que se trasladó a La Casa Encendida. En años sucesivos ha vuelto a haber fricciones y discusiones sobre la incomodidad de Medialab con los temas propuestos por Reverso y Metabody, críticos con aspectos clave de la cultura de los datos. Todo ello pone de manifiesto que Medialab es una plataforma de lanzamiento de la economia digital y lo que alguno denominamos gobernanza algorítmica, y que los discursos sobre comunes en Medialab se producen al servicio de esta nueva economia digital de control dejando en entredicho la capacidad de Medialab de ser un espacio creativo, crítico y de resistencia.

El vaso estaba lleno, como veis, y en diciembre 2017 cayeron, no ya gotas, sino un diluvio que lo ha desbordado por completo:

El pasado diciembre, durante la actividad de Metabody en medialab se produjo un grave robo de todos los equipos de Reverso por valor de aprox. 5.000 euros, en condiciones extrañas, estando cerrado el auditorio, por lo que tuvo que haber un robo con fuerza con uso indebido de llaves por parte de alguien que tenía copia de las mismas y que sabia que estaba reunido con mi equipo en una sala cerca durante esa media hora.

Realizamos una reclamación y una denuncia, y seis meses después, al borde del plazo legal, Madrid Destino, la empresa responsable de Medialab ha respondido rehusando cualquier responsabilidad.

Al mismo tiempo, el mismo dia, nos ha llegado un documento que Medialab quiere que firmemos para la actividad de este año, que tendría que producirse solo tres semanas después, en el cual de nuevo se eximen de toda responsabilidad sobre lo que ocurra en el espacio, concibiendo el acuerdo como una mera cesión, análoga en términos legales a un alquiler. No se nos había informado con anterioridad que este año quisieran introducir la novedad de firmar con nosotros un acuerdo, por otro lado no se trata de un acuerdo estándar, sino de un hecho al parecer ad hoc para nosotros, y que nos envían sin tiempo de revisión y a riesgo de cancelar una actividad ya programada y con todos los colaboradores comprometidos.

Consideramos por un lado que dadas la comunicaciones de Madrid Destino no existen condiciones de seguridad mínimas en Medialab al rehusar ellos cualquier responsabilidad sobre lo que ocurra dentro, lo cual nos parece inaceptable y totalmente contradictorio con la idea de Medialab como espacio abierto, que implica de entrada que se promueva un sentido de la responsabilidad. Se manifiesta por tanto que esta imagen dada por el ayuntamiento es del todo falsa, subyaciendo una política netamente neoliberal.

Por otro consideramos inaceptable que se esté imponiendo la firma de tales documentos a tres semanas de la actividad, forzando con ello su cancelación y causándonos graves perjuicios.

Por todo ello y por lo anteriormente mencionado hemos decidido dejar en suspenso nuestra relación con Medialab en tanto no se aclare su responsabilidad en el robo y de cara a futuras actividades.

Confiamos en ese sentido en que el Ayuntamiento rectifique su actitud y sea mas coherente con la imagen de espacio abierto, asociado a discursos sobre los comunes, que quieren dar con Medialab, corrigiendo la deriva neoliberal que Medialab padece hoy como espacio para ecosistemas empresariales de la economía del dato que relega la critica y la creatividad a situaciones de precariedad inaceptables.

Expresamos nuestro apoyo a quienes desde Medialab defiendan aun una política crítica y abierta y exigimos a Madrid Destino y el ayuntamiento, que pare este proceso de neoliberalización, explotación y reducción de Medialab a una laboratorio de economías del dato y del control algorítmico, disfradado de falsos discursos sobre los comunes. Basta ya de convertir Medialab en un lavado de cara de un ayuntamiento que se pretende progresista. Basta de convertir Medialab en plataforma del nuevo gobierno algorítimico y la neocolonización digital.

Para ello convocaremos este verano “Asambleas de Refugiados del Big Data y contra las políticas culturales neoliberales del Ayuntamiento”, en las calles de Madrid en las que debatir estas cuestiones, con talleres, debates y performances, y promoveremos un debate público y mediático sobre esta cuestión.